sábado, 10 de noviembre de 2007

CRÓNICA DE HUESOS
Por Magdalena Campos

.
I. Cuando no estás despierto golpetea de prisa ese anunciado centro en el que habitas y continúas a cierta distancia, dando el movimiento de los huesos palabra que cumple su objetivo y te motivas a acudir al Derecho de Autor, aquel lugar de los ases de la sociedad. Cuando la ley se cumple sólo forcejeas tu cabellera hasta que te entregue todo convertido en sabueso, después que habitaras esa cabeza llena de materia gris y construcciones señeras del Orden de los Siete.

II. Ciencia ficción: Acueducto que reduce la termografía del sigiloso Día del Juicio Final. Ya comprendo las cartas en derredor de la mesa de Vásquez Montalbán. Como terrible carcoma que va abasteciendo la necesidad de amar que otorga cada beso ademán ideario sin idealismos de tercera categoría, como onda permisiva que acredita que estás con vida y necesitado del revólver de The Beatles, y también de la patrulla que pasa por tu lado a cada instante.
.
Santiago, Marzo de 2004.
PS.- Texto originalmente publicado en Infrarrojo: Revista de Literatura Policial y Géneros Afines. Santiago, Año I, Nº 1, Marzo de 2004.