sábado, 3 de noviembre de 2007

EL CANTO OCASIONAL
Por Pedro Frez

En ocasiones diáfanas de luz
la alegría invade la casa.

Cuando la lectura es muy lenta
una música revive al lector.

Cuando la música se torna aburrida
un brindis revive a Morfeo.

Pero, cuando hay canto la alegría es total...
Nosotros por observar el mundo,
cantamos desde el interior,
en alimentar células y neuronas.

Así, todo nuestro Ser emocionado,
puede bailar.

Así, reciclamos aquellas vibraciones
que rítmicamente marcan el compás
y la armonía en nuestros cuerpos
sintonizada con el Cielo.

Luz, canto y sonido diferente,
una mirada ocasional e inigualable...
un instante,
un minuto de pequeño placer...
igual a una lectura que al cerrar el libro
ya sentimos y somos distintos...
hemos crecido...

Alegría que invade la casa...
y después el Cielo.

Santiago, 16 de octubre de 2007
PS.- Texto originalmente ubicado en:
http://www.delverboenfuturo.blogspot.com/2007/10/el-canto-celestial.html